miércoles, 5 de diciembre de 2007

Éxtasis de Katherine Mansfield

En el cuidadoso relato, la autora emplea una tercera persona para ubicar al lector y luego traslada la voz a una primera persona que va intercalando con el narrador a lo largo de la historia. Las etopeyas son maravillosas porque me introducen de manera íntima en el mundo de Bertha, que describe también con cierta ironía, porque justo cuando ella es feliz y comienza a desear a Harry, aparece la sombra de la señorita Fulton, una hermosa mujer que resulta ser amante de su esposo.